viernes, 30 de marzo de 2012

ALIADAS EN CADENA RECIBIÓ ORDEN JOSEFA CAMEJO


El Centro de Estudios de la Mujer (C.E.M.) confirió la Orden Josefa Camejo en su única clase a Aliadas en Cadena A.C. el pasado 29 de marzo en la Sala de Conciertos de la Universidad Central de Venezuela, el acto fue presidido por la rectora Dra. Cecilia García Arocha.

La Organización Social Católica San Ignacio (OSCASI), PROSALUD y Asociación Muchachos de la Calle también recibieron esta condecoración junto a Aliadas por ser organizaciones que colaboran con el desarrollo en distintas áreas de la sociedad venezolana.

También se reconoció la labor de Alba Carosio, Andreina Martínez, Argelia Melet, Daisy Camacaro, Delfina Ortiz de Delens, Holanda Castro, Inocencia Orellana, Irene Indriago, Marbella Camacaro, Katina Fantini (post mortem).

La medalla de esta Orden se ha impuesto desde 1995 por la U.C.V. y para nombrar esta Orden se eligió a Josefa Camejo por ser una heroína comprometida con la causa independentista dejando su huella en la historia de Venezuela.

El C.E.M. – U.C.V. instauró la Orden Josefa Camejo para reconocer el trabajo y esfuerzo de todas aquellas personas e instituciones que han luchado por la mujer, sus derechos humanos y distintos ámbitos de su vida con el fin de construir una sociedad más justa y equitativa.

Aliadas en Cadena A.C., organización que trabaja por la empleabilidad y emprendimiento para disminuir la pobreza y exclusión de la mujer desde el año 2006, recibió la Orden por su compromiso y trabajo en pro del desarrollo de las mujeres venezolanas. Asimismo, Aliadas se siente honrada por este mérito y ratifica que continuará su labor para el progreso de la mujer en el país.

miércoles, 28 de marzo de 2012

DEJANDO EL MIEDO ATRÁS

Jackeline Villafranca, de 29 años de edad y madre de dos niños, se describía como una mujer sin vida social, que vivía el día a día y estaba enfrascada en la rutina, antes de comenzar a realizar los cursos que brinda Aliadas en Cadena A.C.

Esta joven mujer sufre de discapacidad motora, lo cual contribuye a que desconfíe de sus capacidades, a tener miedo de ser discriminada al momento de solicitar empleo y a llevar una vida sedentaria sin felicidad.

Al convertirse en miembro de Aliadas, ella comenta que obtuvo todas las herramientas que necesitaba para mejorar su vida personal y laboral. También, considera que aprendió a tener confianza en sí misma logrando un alto grado de autoestima.

La inseguridad y la sobreprotección que tenía por parte de su madre y pareja debido a su discapacidad, la cohibieron y no le permitieron adentrarse en el campo laboral. Esto la llevó a vivir el día a día sin adquirir experiencia en ningún área profesional.

Villafranca, es bachiller y decidió retomar los estudios porque se percató que el tiempo estaba pasando y que no estaba haciendo nada productivo por su vida. Ella comenta que siempre estaba en su casa viendo las cuatro paredes y reconoce que formarse académicamente es muy importante porque ayuda a optar por mejores empleos.

“Llegué al lugar indicado que es Aliadas donde me enseñaron y me dieron las herramientas para poder defenderme en el campo laboral”, comenta Villafranca. El llevar una vida sedentaria y rutinaria, la motivó a dar un cambio a través de la educación y el trabajo.

Trabajo y economía

Antes de llegar a Aliadas, Jackeline no trabajaba porque pensaba que nadie la aceptaría por su discapacidad motora y por esto obtendría un no como respuesta ante la solicitud de empleo. Esto generaba que ella no pudiera colaborar con los gastos de la casa y por lo tanto no podía ahorrar ni adquirir los bienes que deseaba.

Al tener la oportunidad de realizar pasantías como requisito para culminar la Escuela Taller, pudo abrir los ojos ante un mundo que no era como ella se lo imaginaba, donde existe una defensa por los derechos humanos y donde hay cada vez más espacios para todas las personas. Además se dio cuenta que tiene habilidades que pueden explotar su desempeño en el contexto laboral.

“Significó mucho porque me sentí útil y realizada ya que pensé que, en verdad, no iba a aprender a hacer nada por mi misma” comenta Villafranca ante su experiencia en las prácticas profesionales.

Trabajó como seguridad en un mercal, y aspira conseguir un empleo que le apasione, ahora sabe que se necesita esfuerzo y trabajo para poder ganarse la vida. Además, lo más importante es que perdió el miedo… “ya no le tengo miedo a los ratones ni a nadie”.

Entre la tecnología y el internet

Desde que Villafranca ingresó a Aliadas, decidió abrirse una cuenta en Facebook porque sus compañeras la incentivaron a hacerlo. De esta manera podían comunicarse y compartir fotos del curso.

A pesar de que solo se conecta 1 vez a la semana, ha encontrado en las páginas webs muchas informaciones de interés, sobre todo para ayudar a sus hijos. También, ha podido comunicarse con amistades con las que había perdido contacto.

Aliadas brinda oportunidades

Jackeline Villafranca invita a todas las mujeres a visitar las sedes de Aliadas en cadena A.C., porque brindan apoyo y herramientas para mejorar la calidad de vida de las personas contribuyendo al progreso de la sociedad.

“El equipo de Aliadas en cadena no solo brinda ayuda en todo lo profesional, también te brinda una mano amiga cuando lo necesitas, y para la muestra… un botón, ya que pensé que era una persona que sin oportunidades, y Aliadas me ayudó a ver la vida de otra manera y a hacerme entender que yo si puedo, y que igual que yo, ellas también pueden.

¡Las limitaciones no existen y tú eres el límite para seguir adelante!”.

CAMBIO: PRIMER PASO AL ÉXITO

Daniela Cordero, de 18 años de edad, es egresada de la VIII cohorte de la Escuela Taller en el Núcleo Aliadas en Tecnología, ella es una prueba de voluntad, constancia y éxito de Aliadas en Cadena A.C.

Se sentía como una mujer “vacía, sin nada para dar, sin ilusiones, solo vivía el día a día” pero luego de entrar a la Escuela Taller vivió un cambio positivo a nivel personal y profesional “Estoy llena de nuevos conocimientos, de ganas de salir adelante con muchas metas que cumplir, con herramientas para enfrentar cada día, nuevas experiencias a nivel profesional y personal, una mujer más madura, llena de decisiones y deseos de superación”, comenta Cordero.

También sentía otras cosas antes de comenzar en la Escuela Taller, era una persona “insegura, con miedo al trato hacia los demás, poco comunicativa, alejada de mis compañeras de clases”. Sin embargo, ella asegura que esto entre muchos aspectos personales comenzaron a cambiar, aunque considera que necesita mejorar su carácter para saber poner límites y aprender a decir que no cuando así lo desea.

Es así como Daniela comenzó a vivir una nueva etapa porque todos los cambios comienzan con tener la voluntad de hacerlos y así cumplir los sueños que se hacen realidad con constancia, fe y sacrificio.

Pasantías y Estabilidad económica

Antes de comenzar en Aliadas en Cadena A.C., Daniela se desenvolvía laboralmente en el área de atención al público donde realizaba las actividades de protocolo, coordinación de los invitados, apoyo en tomar fotografías, en la entrega de medallas y diplomas, en el refrigerio, entres otras cosas. Sin embargo, no se sentía conforme con su sueldo porque consideraba que le pagaban muy poco para todas las actividades que realizaba.

Asimismo, le era muy complicado conseguir un empleo fijo y sólo dependía económicamente de su madre. Es por esto, que no tenía la capacidad económica propia para adquirir diversos bienes necesarios para su desarrollo; trayendo como consecuencia el no poder realizar cursos o estudios que le brindaran herramientas para progresar académica y profesionalmente hasta que llegó a Aliadas en Cadena.

Para culminar la Escuela Taller es necesario que todas las mujeres realicen dos meses de pasantías. Este requisito tuvo un significado muy especial para Daniela porque comenzó a tener seguridad en sí misma, a desenvolverse sin problemas en su trabajo y a establecer buenas relaciones con sus nuevas compañeras basadas en la comprensión y buena comunicación. “Fue una de las experiencias más bonitas en la cual adquirí muchos conocimientos” expresó Cordero.

Actualmente, se desenvuelve como promotora comunitaria del Núcleo Aliadas en Tecnología Las Acacias. Su función es convocar e invitar a los posibles beneficiarios de los cursos, hacer promoción para atraer personas al núcleo, brindar información de todas las actividades que se realizan en las instalaciones, entre otras.

A partir de su ingreso en el mercado laboral, su situación económica ha mejorado porque puede correr con sus gastos personales y así disfrutar de los bienes que necesita. También puede colaborar con los gastos de la casa, y ahorrar dinero para un futuro mejor.

Entre el Internet y la Tecnología

Daniela tiene acceso a una computadora que se encuentra en su casa, y es así como hace dos años aproximadamente aperturó sus cuentas en las redes sociales, como facebook, para mantenerse en contacto con sus familiares y amigos, y para estar informada sobre el acontecer nacional e internacional.

A través de la web, busca información y recibe correos electrónicos de diferentes destinatarios; siendo Gmail, Facebook, Hotmail y Twitter, las páginas que suele revisar constantemente.

En Aliadas, ella adquirió los conocimientos necesarios para el manejo de los equipos informáticos y ahora sabe como solventar los problemas que pueden surgir en las máquinas.

El tren de las oportunidades

Daniela cordero culmina su historia comentando que Aliadas en cadena es una gran oportunidad para formarse tanto en el ámbito personal como laboral. Comenta que también brinda habilidades para desenvolverse en su vida y herramientas para ayudar a solidificar la igualdad de género en la sociedad venezolana.

“Es un espacio maravilloso, donde se comparten experiencias personales… uno puede lograr sus sueños y este es un buen paso para ello”.

Nardela Rodríguez: Una Historia de Éxito


Nardela de Jesús Rodríguez Galindo, de 28 años de edad, egresada de la VII cohorte del Núcleo Aliadas en Tecnología Las Acacias, es otro caso exitoso entre muchos en Aliadas en Cadena, A.C.

Nardela, madre de una pequeña niña de 3 años de edad, decidió tomar las riendas de su vida, luchar por su superación personal y ser económicamente independiente, por lo que luego de conocer Aliadas en Cadena, decide iniciar en la Escuela Taller y tener las herramientas necesarias para lograr el nuevo cambio en su vida.

Nardela estaba pasando por una situación difícil en su vida, como bien dice ella estaba muy deprimida y en su casa no tenía una buena relación familiar con sus padres, además de haber estado recién separada del papa de su hija.

Antes de entrar a la Escuela Taller era una mujer muy dejada, muy sumisa, con casi nada de autoestima, vulnerable, incapaz de creer que podía lograr al menos una de mis metas sin el papa de mi hija a mi lado”, comenta Nardela.

Explica que su situación cambia favorablemente luego de salir de la Escuela Taller, pues entre muchas cosas personales, fue capaz de superar la separación con su pareja y ha logrado salir adelante y a aprender a manejar mejor la situación con su mamá, a pesar que considera que todavía debe seguir con las terapias psicológicas.

“…Aún siento que me falta reforzar mi autoestima muchísimo, tener más paciencia con mi hija y adaptarme a los cambios, todavía deseo seguir superándome. Antes de la formación que tuve en Aliadas y de todo su apoyo, me percibía una mujer vulnerable, ahora en cambio me considero que soy luchadora y que a pesar de las adversidades sigo adelante y siempre me motivo cada día con cada logro que consigo”

Nardela no sólo logró grandes cambios en su casa y con su familia, comenta que también en la Escuela Taller adquirió conocimientos muy importantes para su vida como mujer y como persona. Aprendí sobre mis derechos y sobre género y sexualidad. Ya se como actuar y a donde debo acudir cuando hay una situación de violencia de género, ya que yo la sufrí muchísimo; y también se los derechos que tengo para decidir cuantos hijos se quieren tener o por el contrario elegir el derecho de tener hijos”.


El Trabajo: Estabilidad Económica

Antes de conocer Aliadas en Cadena, Nardela no generaba ingresos económicos suficientes para su auto sustentabilidad, sólo trabajaba fines de semana con un sueldo muy por debajo del salario mínimo, el cual no le alcanzaba para sus gastos básicos, pero luego de egresar de la Escuela Taller, comenta que su situación económica cambió, consiguió un trabajo estable que la ayuda a pagar sus estudios y a mantener a su hija, incluso a ayudar en los gastos de su casa.

Antes de entrar a Aliadas no tenía la capacidad económica propia para adquirir ningún tipo de bien, actualmente puedo hacerlo tanto para mi hija como para mí. Mi situación económica cambió y actualmente me mantengo gracias a mi empleo fijo y a mis ganancias de Avon. Lo he logrado asistiendo sin falta a mi jornada laboral, siendo colaboradora, haciendo horas extras, y siendo participativa y proactiva”.

Pasantías: El Primer paso para un mejor futuro

Todas las mujeres que ingresan en Aliadas para la Escuela Taller deben culminar el proceso realizando dos meses de pasantía. Nardela expresa que su experiencia como pasante significó para ella muchísimas cosas. “Me di cuenta que podía salir adelante sola, que valía la pena esforzarme en el curso porque obtuve mi buena pasantía en la empresa Corfin, aprendí a planificar mi tiempo entre el trabajo y la universidad, recordé como controlar el stress, empecé a colaborar con los gastos de mi casa y la comida”.

Nardela culminó con éxito el proceso de pasantías y gracias a su gran esfuerzo y dedicación en conjunto con las alianzas estratégicas que tiene Aliadas con empresas, organizaciones e instituciones, consiguió trabajo en la Comercializadora Amand como asesora de ventas en la tienda Esprit del CCCT. Explica que ha tenido muchas experiencias y oportunidades de aprendizaje y superación. Comenzó sus funciones en atención personalizada al cliente, asesorando sobre tallas y nuevas tendencias. Luego pasó al área de caja, en donde es la encargada de los cierres de día, del registro de toda la información y de las carteleras de moda, normas y modelo de negocio. “Me siento muy feliz allí los gerentes y mis jefas de la tienda son muy amables y empáticos conmigo me siento cómoda y libre con mi empleo”

La Tecnología y la Web 2.0

Nardela conocía el Internet y la Tecnología, explica que antes de entrar a Aliadas ya tenía un PC el cual utilizaba para ingresar a Facebook porque era el furor de la época. Hoy en día conoce el provecho que se puede obtener gracias a las Redes Sociales y ya tiene abierta su cuenta en twitter y en Linkedin.

En Aliadas, Nardela conoció la Educación Virtual en el módulo de Ofimática y aprendió sobre Mantenimiento Preventivo y Correctivo del Computador lo que la ha ayudado a formatear e instalar programas. Explica que todo esto la motivó a realizar el curso Técnico en Reparación de Micros que próximamente iniciará, además de comenzar a estudiar Técnico Superior en Computación. “Además en Aliadas aprendí sobre las nuevas tecnologías, Redes Sociales, configuraciones de correos, chats, entre muchísimas cosas más que me han ayudado bastante en mi vida personal y en la profesional”.

Nardela utiliza el Internet para descargar libros, ingresar en las Redes Sociales, realizar los pagos de todos los servicios de su casa, mandar mensajes de texto cuando se queda sin saldo, revisar ofertas de empleo en páginas como Bumeran, Cvfuturo, y Perfilnet, revisar la factura de teléfono cantv, revisar el estado de cuenta de su cuenta nomina, tarjeta de crédito, tarjeta de cestaticket; hacer transferencias entre cuentas, consultar información sobre algún medicamento, ayudas actuales de viviendas, números de teléfonos de algunas entidades bancarias o gubernamentales, ver la colección de ropa nueva de Esprit en otras tiendas, remedios caseros, recetas, cotizaciones del Seguro Social y de Ley Política Habitacional, información sobre Universidades, cursos, nuevas tendencias en teléfonos celulares, requisitos bancarios, en fin, hoy en día Nardela puede decir esta viviendo las nuevas tendencias tecnológicas y que gracias al Internet se mantiene actualizada en sus necesidades.

Aliadas en Cadena: Abrimos Ventanas a las Oportunidades

Nardela culmina su historia animando a todas esas mujeres que pueden y desean salir adelante…“Pienso que estudiar, formarse profesionalmente y adquirir competencias laborales es fundamental para crecer en el ámbito laboral ya que los cargos altos exigen un nivel educativo y más responsabilidades. Aliadas en Cadena fue mi apoyo incondicional y la herramienta para ser hoy en día lo que soy. Actualmente estoy incentivando a mujeres que están pasando por una situación difícil, porque SÍ se puede salir adelante, sólo hay que creer en nosotras mismas...”